Niña que daba de comer a unas aves comenzó a recibir curiosos regalos de los pájaros

Realizar buenas acciones supone un acto desinteresado y sin esperar nada a cambio. Sin embargo, todo es aún mejor cuando alguien muestra su agradecimiento de una forma tan tierna y dulce como esta.

Una niña llamada Gabi Mann de 8 años comenzó a alimentar a unos cuervos en su barrio de Seattle, Estados Unidos, simplemente porque le gustan los pájaros, pero con el paso de los días ellos comenzaron a demostrarle su aprecio.

cuervos alimentados

Los cuervos empezaron a dejarle pequeños “regalitos” como una manera de “pagarle” por la comida. La niña no esperaba que esto sucediera, así que tomó estos objetos con sorpresa, consignó el sitio de entretenimiento Honest to Paws. La pequeña y las aves comenzaron una rutina en la que ella debía dejarles maní en el patio antes de irse al colegio. Entonces cuando ella volvía, por la tarde, se habían comido los frutos secos y los regalos la estaban esperando.

Gabi Mann decidió guardar los presentes y pronto su colección había crecido.

objetos dejados como regalo por los cuervos

De hecho, su mamá la ayudó a organizarlos, entre todas las cosas había pedazos de vidrio, bolitas (polkas o canicas) y botones.

Mamá ayudaba a la niña

Su pieza favorita es una perla en forma de corazón, ya que cree que es un regalo que simboliza la cariño relación que ella y los pájaros han establecido.

Al parecer este intercambio no tiene para cuando terminar, ya que la niña y los pájaros aún siguen dejándose comida y regalos respectivamente. Un destacable tipo de amistad pocas veces antes visto.

Realmente curiosa y sencilla situación pero refleja lo que sucede cuando  sirves a los demás de corazón. Comparte este artículos si te gustó.

 

¡Estoy cansado de estar siempre cansado! Varias formas con las que recobrar la energía

Hay momentos en que llegamos a los límites del agotamiento posibles, ese donde uno se siente cansado hasta de  “estar siempre cansado”.

Esta sensación va mucho más allá de la simple fatiga física. Hablamos, ante todo, de un estado mental donde la persona empieza a sentirse vulnerable, falta de recursos personales y frustrada por no poder cumplir los objetivos del día a día.

Pocas situaciones pueden llegar a ser más desgastantes que la de sentirse enfadado con uno mismo por no llegar, por no corresponder a los demás como le gustaría y por no disfrutar de un bienestar físico y emocional donde disponer de una adecuada calidad de vida.

¿A qué se debe este tipo de estado tan común y cómo podemos hacerle frente?

1. Te estás descuidando demasiado: empieza a centrarte en ti mismo

En ocasiones, nos olvidamos de que nuestro cuerpo y nuestra mente son atributos de un ser humano, no de un robot de energía incombustible.
·         Tu cuerpo necesita descansar y hacerlo, permitirte unas horas de relax al día y uno o dos días de descanso a la semana, no significa que hagas menos o que descuides tus obligaciones.

·         Centrarnos en cumplir expectativas ajenas, en hacer más de lo que nos piden y en centrar toda nuestra atención en los demás, tarde o temprano, pasa factura.

·         Nutrirnos a nosotros mismos de vez en cuando con instantes de soledad, ocio y bienestar es sinónimo de salud.
Reflexiona en estas ideas y permítete aquello que tanto necesitas: priorizarte.

2. Aprende a centrarte en lo que puedes controlar

Admitámoslo, gran parte de nosotros nos obsesionamos con todo aquello que está lejos de nuestro control.
·         Nos gustaría que esta y aquella persona se dieran cuenta de ciertas cosas.

·         Nos agradaría que muchos de quienes nos rodean actuaran como nosotros esperamos.

·         En ocasiones, también cometemos el siguiente error: invertir tiempo y energía en causas perdidas.

o    Hacemos todo lo posible para que nuestro amigo o hermano, por ejemplo, cambien de actitud, de ánimo o de conducta con la idea de que sean más felices.

o    No obstante, si no ponen de su parte, no lo van a conseguir solo con que se lo digamos.
Debemos centrarnos en exclusiva en aquello que está a nuestro alcance, en aquello que sí podemos controlar y donde vemos resultados claros.

De lo contrario, lo único que conseguiremos es darnos cabezazos contra la pared al invertir tanto de nosotros mismos en causas imposibles.

3. Controla tus expectativas

“Si hago esto lograré aquello”. “Si tal persona me hace este favor, entonces, pasará lo que tanto espero”. “Si logro este objetivo mi felicidad estará garantizada”
·         Si bien es cierto que ponernos metas en el horizonte es bueno y recomendable, lo que ya no lo es tanto es construir expectativas demasiado altas o fijarnos objetivos cuya consecución no dependen de nosotros mismos.

·         En estos últimos casos, lo más probable es que muchos de nuestros deseos no acontezcan nunca.

·         La sensación de fracaso reiterada hace que uno acabe cansado y falto de esperanzas.
Aprendamos por tanto a establecer metas más creíbles y más ajustadas a nuestra realidad.

4. Escucha a tu mente

El propósito primario de nuestra mente y de nuestro cerebro es protegernos.
·         Si me siento siempre cansado es que hay un desequilibrio físico o emocional que debo atender.

·         No podemos olvidar que tanto el dolor como el propio sufrimientoson llamadas de atención de nuestro cerebro para que nos detengamos y descubramos qué origina esa molestia.
En caso de no escuchar a nuestra mente, en caso de no hacer caso de ese cuerpo cansado, el agotamiento se acumulará aún más hasta llegar a un estado de auténtica indefensión.

5. Tómate en serio de una vez

Eres una persona que ha logrado muchas cosas. Que ha hecho frente a más de un momento difícil, a más de una adversidad.

Tienes virtudes admirables, fortalezas que un día te dieron grandes resultados… ¿Has olvidado quizá todo lo que vales, todo lo que has hecho y conseguido?
·         Tómate en serio, valórate, mímate.

·         Si estás cansado, regálate descanso.

·         Si estás preocupado, regálate paz.

·         Si te sientes ofuscado, regálate calma.

·         Si piden demasiado de ti, libérate de ciertas personas.

·         Si te has olvidado de cuánto vales, establece una cita contigo mismo para reconciliarte con tu ser, con tus emociones e identidad.

6. Hay estrategias que te permitirán recuperar la energía cuando estés cansado

·         Aprende a decir no y descubrirás algo asombroso: el mundo no se acaba.

·         Levántate y vete a dar un paseo.

·         Escucha música.

·         Crea una visión de cómo quieres verte y sentirte dentro de un año. Empieza a trabajar en esa idea cada día.

·         Decir a los demás “hoy no estoy para nadie” no es un crimen, es salud.

·         Averigua el “porqué” de tu cansancio. Evita dejar para mañana el malestar que sientes hoy.

·         Perdónate por cometer errores.

·         Rodéate de personas que te hagan sonreír.

·         Conoce gente nueva.

·         Deja de compartir tiempo con personas que te roban la calma, la energía y los ánimos.

·         Lee libros que te muestren nuevas realidades, que te ofrezcan estrategias de mejora.

·         Regálate tiempo para ti en soledad.
Descubre5 claves para afrontar el dolor emocional

7. Vive el momento

Vivir el momento implica también saber escuchar el propio cuerpo para darle aquello que necesita en cada instante.
·         Si necesitas descanso porque te sientes cansado, obedece a tus necesidades: descansa. Así de simple.

·         Vivir de forma consciente siendo receptivos a lo que nos envuelve y nos dice nuestro interior es una clave de salud mental que debemos practicar a diario.
No dudes en poner en práctica estos consejos, los cambios más pequeños practicados diariamente traen grandes resultados. Comparte esta valiosa información. Gracias.

Yo también me hago falta a mí mismo por ello a veces no estoy para los demás…

A veces no estoy para nadie porque también yo me hago falta, también necesito escucharme, remendar mis espacios rotos, limar mis esquinas afiladas. Por ello, si no contesto los mensajes o si pongo en silencio mi teléfono durante unas horas o unos días, no quiere decir que haya cerrado puertas al mundo, solo he ido de paseo conmigo mismo, con ese alguien que había largamente descuidado.

Resulta curioso cómo, casi sin darnos cuenta, acabamos dejándonos a nosotros mismos en la bandeja de “spam”. Nos relegamos al cajón de asuntos pendientes, a la última página de nuestra agenda o a ese post-it amarillo fosforescente que acaba perdiéndose en el ajetreo natural de nuestro escritorio porque siempre hay una prioridad que lo adelanta y lo posterga.
“Hay tres cosas extremadamente duras: el acero, los diamantes y el conocerse a uno mismo”

–Benjamin Franklin-

Vivimos en una sociedad tremendamente demandante y competitiva, lo sabemos. Hay muchas cosas que hacer, y los días a veces pueden ser tan trepidantes como agotadores. Por si no fuera suficiente, a ello se le añaden los nuevos sistemas de comunicación, ahí donde el trato y las interacciones son constantes e inmediatas.

Vivimos organizados en diversos grupos de WhatsApp, siempre estamos localizables y en las pantallas de nuestros móviles siempre hay un mensaje que responder, correo que atender, fotos a la que poner un like y un etiquetado al que responder aunque no nos apetezca.

Es como vivir en un epicentro donde nuestra mirada hipermétrope es incapaz de ver aquello que tiene más cerca. Nuestros ojos cansados pueden leer las necesidades ajenas, pero son incapaces ya de descifrar las propias… Todo parece borroso, todo se ha hecho un ovillo que se enclava ahí, en nuestro corazón y nuestra mente como si algo fallara, como si algo no fuera bien y no supiéramos qué es…

Has llegado al límite y todavía no lo sabes

Le haces falta a muchas personas, lo sabes. Cada día tienes diez montañas que encumbrar y decenas de obstáculos que sortear, y lo consigues, no hay duda. Sin embargo, nadie te da medallas por ello, casi nadie reconoce tus esfuerzos, tu dedicación o incluso todo lo que llegas a renunciar por quienes están a tu alrededor. Poco a poco, las cosas pierden su significado y las personas su sabor. El mundo ya no tiene música, ya no rima, ya no es ágil, y te acabas hundiendo en tus propias responsabilidades como la piedra que cae en un pozo sin fondo.

Estar para todos y para todo cada día y a cada instante, tiene una cuota de intereses secretamente elevada. Las señales de este proceso  de estrés continuado en el tiempo puede muy bien derivar fácilmente en una depresión, por ello, debemos estar muy atentos a los síntomas:
·         Fatiga, un cansancio extremo que a veces no se recupera con el sueño o el descanso nocturno.

·         Dolores de cabeza, migrañas.

·         Dolor de espalda.

·         Malas digestiones.

·         Sensación de aburrimiento constante, la vida pierde casi todo nuestro interés.

·         Impaciencia e irritabilidad.

·         Frustración, comentarios cargados de cinismo, mal humor, apatía constante…
Por curioso que parezca, vivir en un entorno híper-estimulado e híper-demandante nos acaba narcortizando. Nos volvemos insensibles a las propias necesidades, extranjeros del propio corazón y vagabundos perdidos en esa isla de Circe donde uno ha olvidado por completo dónde está su hogar, dónde esa casa donde habita el propio ser.

Hoy no estoy para nadie, hoy me hago falta

Decir en voz alta “estos días no estoy para nadie, me hago falta a mí mismo” no es una falta de respeto. No se hace daño a nadie, no se descuida nada, el mundo seguirá girando y los ríos fluyendo. Sin embargo, acontecerá algo maravilloso: daremos paso a la sanación emocional, nos regalaremos tiempo, atención y un espacio propio donde refugiarnos.

Será como introducirnos en el hueco de un árbol para tomar contacto con nuestras raíces, ahí donde reencontrarnos casi en posición fetal, para nutrirnos y permitir que nuestras hojas, nuestras ramas, crezcan altas y más libres para rozar el cielo.

A continuación, te proponemos reflexionar en unas ideas que pueden ayudarte a lograrlo.
“Sólo nos convertimos en lo que somos a partir del rechazo total y profundo de aquello que los otros han hecho de nosotros”

– Jean-Paul Sartre-

Claves para tomar el control, para atenderte cuando te haces falta

En medio de esta vasta rutina en la que acabamos cautivos de las obligaciones propias y ajenas, debe quedar un espacio, un pequeño hueco confortable y especial que nos pertenezca a nosotros solos. Es como una cápsula de salvamento, como un bote salvavidas al que acudir cada vez que percibamos que hemos llegado al límite.
·         Cuando percibas que las presiones externas te están impidiendo ser tu mismo, párate y visualiza esa cápsula o ese bote salvavidas: súbete a él.

·         Es momento de trazar un plan de salvamento. Benjamin Franklin solía decir que “si en el día a día no tenemos un plan de supervivencia estamos condenados a navegar eternamente a la deriva”.

·         Ese plan de supervivencia debe tener una meta y establecer qué es prioritario y qué secundario (hoy mi objetivo es cumplir con mi jornada laboral, mi meta es no estresarme y mi plan incluye tener dos horas para mí mismo. Quedar bien con mis compañeros de trabajo o familiares es hoy secundario).
Debemos tener muy claro por último, que habrá días en que la prioridad total y absoluta, seamos nosotros mismos. Dejarlo claro a quienes conforman nuestro contexto más próximo no es ningún acto de egoísmo.

Apagar el móvil, salir a caminar, a respirar y a cobijarnos con nuestros propios pensamientos es un acto de auténtica salud mental. Porque lo creamos o no, esos días en que nos hacemos falta son muchos, y atenderlos, poner nuestro nombre en la lista “prioridades”, lejos de ser recomendable, es OBLIGATORIO.

¿Te ha pasado que mientras duermes quieres moverte, gritar y no puedes? vea lo que significa esto

El instante en el que vamos a la cama a dormir puede ser el más placentero del día para la gran mayoría de las personas, ya que es el momento en el que por fin vamos a descansar y podemos relajar tanto la mente como el cuerpo.

Sin embargo, el sueño se puede ver afectado por diferentes factores y de este modo podemos dormir mal o desarrollar otros problemas como el insomnio, lo cual a la larga es bastante grave, porque si no dormimos bien podemos sufrir de daños en el organismo.

Uno de los problemas de sueño que está siendo más compartido es el que se conoce bajo el nombre de “Parálisis de sueño”, las personas también suelen llamar a este problema como la “subida del muerto”.

Debido a la sensación de que alguien está sentado sobre tu pecho, pero en realidad lo que pasa es lo siguiente que te explicaremos.

Conoce por qué ocurre la parálisis de sueño y aprende a evitarla

Cuando ocurre una parálisis de sueño, podemos sentir que nos despertamos, pero no podemos mover ninguna parte del cuerpo, lo cual genera miedo y pánico.

Además de que estamos en un trance donde nuestra mente genera alucinaciones, las cuales son siempre de tipo malignas o que nos dan terror.
Las alucinaciones pueden ser de tipo visuales, auditivas o sensoriales, es decir, podemos ver algo, oír cosas o sentir que nos tocan o nos presionan, de allí el característico nombre de la “subida del muerto”.

Aunque muchas personas tienen supersticiones con respecto a este problema, diciendo que se trata de un problema paranormal y que lo que vemos, oímos o sentimos es en realidad producto de un ser maligno, este problema tiene una explicación lógica.

La parálisis de sueño ocurre porque mientras estamos en el proceso de quedarnos dormidos o durante un sueño, parte de nuestro cerebro se activa, pero la parte de este que nos hace mantenernos inmóviles mientras dormimos no, por ello no podemos movernos y ante el pánico nuestra mente comienza a imaginar cosas. Esto puede durar pocos segundos o hasta unos minutos.

Los factores que influyen al desarrollo de este problema son los relacionados a nuestra vida, tales como el estrés, depresión, cansancio, preocupaciones y este tipo de cosas.

Por otra parte, para controlar o salir de esta especie de trance, se recomienda que relajemos el cuerpo y regulamos la respiración y así en cuestión de segundos nos terminamos de despertar.

Comparte esta información y cuéntanos si has experimentado esto.

Diez buenas razones para empezar a practicar el yoga

El yoga es una disciplina que tiene gran potencial  para cambiar estados de ánimo, y producir una significativa mejora de salud en quien lo practica. Esta ciencia milenaria, es una herramienta poderosa que si se practica con seguridad y regularidad te ofrecerá muchos beneficios.

Son varias las razones por las que vale la pena considerar hacer yoga como una rutina de salud. Pero te vamos a presentar 10 poderosas razones para hacerlo:

El yoga se adapta a cualquier persona, también a ti

El Yoga se adapta a ti y no tú al Yoga. Existen cientos de posturas distintas y tantas posibilidades y variantes como alcance la imaginación del instructor. Aunque una postura parezca imposible a priori, siempre hay posibles apoyos y complementos para facilitar su ejecución, es posible hacer variaciones o incluso sustituirla por otra postura con la que se obtenga un efecto similar. Una persona enferma o convaleciente, en silla de ruedas o postrada en cama, también puede beneficiarse con la práctica de Radja Yoga o Yoga mental.

Reduce el estrés

Gracias a que ayuda a bajar los niveles de estrés de la hormona cortisol y la presión en la sangre. Pero no solo relaja; sino que también mejora el humor, la autoestima, reduce la ira, aumenta la ecuanimidad y nos ayuda a adquirir hábitos de vida y de alimentación más saludables.

 Te pone en forma

El Yoga mejora la condición física general. Aumenta la flexibilidad en músculos y articulaciones, fortalece toda la musculatura corporal, aumenta la densidad ósea y la capacidad respiratoria. Estos resultados se consiguen a través de una práctica respetuosa con el propio cuerpo, que no lo fuerza ni lo daña, si no que lo escucha y lo sana.

 Te cuida por dentro

Mediante las posturas que adoptamos al practicar Yoga, se producen contracciones y estiramientos en los músculos, presiones en los órganos y glándulas, que masajean y estimulan su correcto funcionamiento. Son beneficiados el corazón y el sistema circulatorio y endocrino, el aparato digestivo, el sistema nervioso y el aparato locomotor.

 Te ayuda a que conozcas tu cuerpo

Es un camino hacia la observación y el autoconocimiento. Con la práctica atenta y consciente del yoga aprendes a observar y escuchar tu cuerpo. Al comienzo observas tu postura, tu alineamiento, qué parte del cuerpo se está estirando.

Comienzas a escuchar más profundamente, puedes notar los movimientos intestinales, o sentir el latido de tu corazón con más fuerza. Después observas tus procesos mentales, ideas, pensamientos, recuerdos; todo un torbellino de palabras que desfila atropelladamente por tu mente sin apenas ser consciente de ello.

 Mejora la circulación venosa y arterial

El yoga mejora la circulación sanguínea a todos los niveles corporales. Por el transporte de nutrientes y oxígeno a todo el cuerpo, la práctica del yoga proporciona órganos, piel y cerebro saludables. Algunos ejercicios ayudan en la prevención y control de las várices.

Paz mental

Muchas personas que practican esta disciplina se vuelven yogi-addicts ya que no solo es visto como un deporte sino como una filosofía de vida.

 Energía

La práctica regular del yoga proporciona una energía constante. Te vas a sentir energetizado después de su sesión. Esto tiene que ver con las endorfinas y otros neurotransmisores.

Previene la diabetes tipo ii

Además de la reducción de la glucosa, el yoga, es también una fuente excelente de ejercicio físico y reducción del estrés que, junto con su potencial para estimular la producción de insulina en el páncreas, puede servir como un excelente preventivo de la diabetes tipo II.

 Mejora tu sexualidad

El yoga puede mejorar su sexualidad a través de control del estrés, mejor circulación pélvica y más confianza en sí mismo.

Vía: Revista Buena Salud, Huffington Post y Sohamyoga

 

Un experimento demuestra que ver algunas películas cambia tu manera de pensar

Puede parecernos  que al ver una película somos un espectador pasivo, pero nuevos experimentos han demostrado que lo que vemos puede cambiar nuestra forma de pensar y ver el mundo para bien o mal.

Quizá no se cumple en todos los casos, y posiblemente algunos tengan un carácter distinto que no se deja moldear por los valores de una película. Pero si eso es así, con más razón deberían los padres saber qué tipo de contenido ven sus hijos pequeños.

La investigación no se hizo en niños sino en estudiantes universitarios. Los investigadores colocaron tres películas: “300”, “V de venganza”, y “Comando Especial”.

Después de ver una de ellas, los estudiantes respondieron una serie de cuestionarios que tenían que ver con temas como la independencia, la obediencia, el respeto a los mayores, la curiosidad, los buenos modales, y asuntos políticos como las protestas, la inmigración, etc.

Se escogieron estas películas en particular porque la famosa película “300” parece favorecer un punto de vista autoritario del mundo, mientras que “V de venganza” puede llegar a tener el efecto contrario en las personas que la ven.

300

En el estudio, quienes vieron la película “300” estuvieron más inclinados hacia el autoritarismo, mientras que los que vieron “V de venganza” se inclinaron al lado opuesto de la balanza. Se demostró así que las películas tienen una capacidad latente de cambiar nuestra perspectiva del mundo.

Sin embargo, no hay estudios perfectos, y este no toma en cuenta muchas cosas. Por ejemplo, ¿Cuánto tiempo dura ese efecto en las personas? ¿Se podría decir lo mismo de otras?

Es muy posible que ese nivel de sugestión que una película crea no se mantenga en el tiempo, sin embargo el hecho de que moldea la forma de pensar, por lo menos durante unos instantes, no se puede negar.

Al pensar en ello, cabe preguntarnos, ¿con qué alimentamos nuestra mente diariamente? Si este es el caso de una simple película, ¿qué podríamos decir de las horas que pasamos viendo televisión al día?

Aunque muchos de nosotros tenemos una visión madura del mundo, ¿qué puede decirse de los pequeñuelos? Mientras más impresionables sean, más tiempo podría quedar el mensaje en su pequeña mente.

Los medios audiovisuales son una poderosa herramienta, y como todas puede tener sus buenas o malas consecuencias, dependiendo del uso que se le da. Es equiparable a lo que ocurre con la alimentación, de ella depende nuestra salud.

De todas maneras, tengamos en cuenta la importancia de alimentar bien nuestra mente. Durante el entretenimiento nuestro cerebro también se está nutriendo.

 

Siete cosas para reconocer las personas hipócritas a tu alrededor

En la tierra hay personas de todo tipo, tanto en cuanto a su aspecto físico como con relación

a su personalidad. Hay más de 7 mil millones de personas y muy pocas son iguales en todo sentido, cada quien tiene gustos, preferencias y formas de ser completamente distintas.

De este modo podemos conseguir personas buenas y personas malas, es decir, personas que tienen actitudes y formas de ser que son amigables, sinceras y simpáticas, y otras personas que se desenvuelven en la vida llevando malos valores, mienten y actúan con hipocresía solo para conseguir lo que quieren.

Hay que tener mucho cuidado con este segundo tipo de personas, ya que a veces no solo actúan para su beneficio, sino que dañan a otros por puro placer, solamente actúan para dañar porque quieren ver a otra persona sufrir ciertos males, en la mayoría de los casos por motivo de envidia.

Reconoce a una persona hipócrita de este modo

Hay personas que se reconocen muy fácilmente, se pueden notar en ellas las malas intenciones. Pero, en algunos casos hay que tener un ojo más detallista para darse cuenta de quién son en realidad estas personas.

Para ello traemos aquí seis conductas que dejan al descubierto a una persona hipócrita, mira cuáles son a continuación:

⦁ Castigan a las demás personas por el más mínimo detalle. Una mala persona nunca asumirá sus errores, de lo contrario siempre le echará la culpa a alguien más.

⦁ No cumplen las reglas. Piensan que ellos son superiores y no pueden segur las reglas de alguien más.

⦁ Son negativamente condescendientes. Siempre estarán en un lugar mayor al tuyo, el cual fue impuesto por ellos mismos, su actitud será condescendiente, ya que piensan que eres inferior.

⦁ Mienten de forma compulsiva. No les importa incurrir en las mentiras, incluso lo hacen para cualquier cosa y de forma compulsiva.

⦁ No sienten culpa. Por más evidente que sea su mala forma de ser, estos nunca sentirán culpa por ello.

⦁ No hacen lo que otro dice que hay que hacer. Estas personas piensan que la única palabra con valor es la de ellos mismos.

Toma en cuenta estas actitudes y aléjate de las personas que realicen este tipo de cosas, ya que son personas toxicas para la vida de cualquiera. Comparte esta información con tus contactos.

 

Gran enemigo de una relación: Los Celos. Cómo dejar de ser celoso y salvar tu relación.

Cómo dejar de ser celoso

La verdad es que los celos son uno de los grandes enemigos de las relaciones. Talvéz la persona que es muy celosa no se da cuenta del daño que hace, pero muchas veces, sin imaginarlo, de repente su pareja pone fin a la relación.

Lo más curioso es que los celos no quieren decir necesariamente que no exista amor. Entonces, ¿qué podemos hacer? 

En las redes sociales precisamente nos topamos con la historia de un chico de 29 años, que luego de siete años de relación estable con una chica, vio que el romance terminó por causa de sus celos. Le molestaban las amistades de su novia y la manera en que se vestía, pues el estilo le parecía un poco provocativo y hacía que otros hombres la vieran no con tan buenas intenciones.

Luego de dos meses separados acordaron dar una oportunidad más a la relación; él estaba decidido a cambiar. Lo más importante de la historia es que el celoso reconoció su problema. Si tú has vivido algo similar, los siguientes puntos te ayudarán a recapacitar y a salvar tu relación. Recuerda que los celos no son eternos y que hay forma de controlarlos, incluso de dejar de sentirlos. Esto es lo que debes hacer para vencerlos:

1.- Cierra bien los ciclos de relaciones anteriores

Muchas veces los miedos se dan por experiencias pasadas. Tu pareja es otra persona, no aquella que te lastimó tanto; aprende a diferenciar entre una y otra, o le harás pagar culpas que no le corresponden.

2.- Conoce mejor a los amigos de tu pareja

Es normal que lo desconocido nos asuste y que, en este caso, veamos a los amigos como una amenaza porque no los hemos tratado. Recuerda que por algo te eligió a ti. Sal con ellos, platica, conócelos y verás que no tienes nada que temer, tu pareja te dará tu lugar.

3.- No supongas; habla, escucha y confía

Otra razón por la que aparecen los celos es por situaciones que no son claras, se supone algo que quizá no ha ocurrido ni tiene probabilidades de ser real, nos dejamos llevar por una corazonada en lugar de aclarar el malentendido. Por favor, ante cualquier duda habla, escucha y trabaja en una solución con tu pareja, eso te ayudará a confiar en ella y a controlar tus celos.

4.- Recuerda por qué está contigo

Si tu pareja eligió estar contigo es porque te ama, desea que seas feliz y quiere estar en tu vida; debes creer en sus palabras o sentirá que está perdiendo el tiempo contigo, y los celos son el método perfecto para que se aleje de ti, porque pueden más tus miedos e inseguridades que el amor que ella te ha demostrado.

5.- Dale prioridad a los sentimientos de tu pareja

Si tu pareja es atractiva, es normal que otras personas volteen a verla y que se sientan atraídos, no importa si la cubres de pies a cabeza, esa no es la solución. Lo importante aquí es recordar que ella te eligió a ti, lo más probable es que se arregle para sentirse bien consigo misma y para llamar más tu atención, entonces no la limites. Eres una gran persona, llena de virtudes que te hacen único, y eso te da ventaja ante los demás frente a ella.

Si tus celos son muy fuertes y no consigues controlarlos también está la opción de recibir ayuda profesional, te sentirás más seguro de ti mismo. No odies tus celos; estúdialos, compréndelos y véncelos, por tu relación vale la pena y el esfuerzo.

Vía: Vuntú

 

 

¿Por qué las madres o padres deben aprender a Educar sin gritar? ¡Muy interesante!

Lo que debes hacer para educar a tus hijos fácilmente

No cabe duda, el tener hijos es una de las mejores experiencias en la vida, pero la gran preocupación por la que pasamos los padres es en cuanto a cómo educar a nuestros pequeños.

Seguidamente, te mostraremos las 5 claves esenciales para educar a tus hijos con confianza y respeto para que sean niños disciplinados y felices.

Lo que debes hacer para educar a tus hijos fácilmente

Lo que debes hacer para educar a tus hijos fácilmente

1.- Permite a tus hijos que te expliquen la situación. 

Desafortunadamente, los padres a veces solemos juzgar sin saber qué pasó en realidad, por lo que debemos detenernos a pensar que nuestros hijos tuvieron motivos para hacer o decir algo.

2.- Mira desde la perspectiva de un niño. 

Esto es fundamental porque generalmente lo que es importante para los padres no suele serlo para los niños, ya que ellos siempre están buscando la oportunidad de jugar y de librarse de sus obligaciones simplemente porque son niños y así es la etapa de la infancia.

3.- Analiza la situación. 

Si después de que tus hijos te explicaron a detalle lo que pasó y no estás seguro en cuanto a lo que debes hacer al respecto, lo mejor es que lo pienses con calma, y si crees que debes sancionar a tus hijos puedes optar por darle una tarea como ordenar sus juguetes o su ropa, pero en cambio si llegaste a la conclusión de que no fue tan grave sólo deja pasar el momento.

4.- Conversa con tus hijos. 

Recuerda que no es bueno amenazar a los niños para que te obedezcan por miedo, ya que si hablas sinceramente con ellos y de manera afectuosa crearás un vínculo importante en donde habrá confianza.

5.- Si te equivocaste con tus hijos pídeles disculpas. 

Juzgar sin conocer la verdad y decir palabras ofensivas a nuestros hijos los afecta de manera considerable, por lo que así como en ocasiones les llegamos a pedir que se disculpen con sus hermanos o amigos también debemos hacerlo nosotros cuando sea necesario para ponerles el ejemplo.

¿Te parece interesante? comparte y dejar tus comentarios.

 

Algunas sentimientos y emociones pueden causarnos dolores físicos en alguna parte de nuestro cuerpo

Sentimientos y emociones pueden causar dolores físicos

Diferentes especialidades a veces pueden intercambiar datos o unirse para trabajar juntas y resolver problemas en este caso de salud física y mental.

En este caso la psicología se introduce en el ámbito de la medicina o, dicho de otra manera, en el área de la salud física, para intentar dar solución a ciertas dolencias que no tienen causas comprobables a simple vista.

Lo que han arrojado los estudios de personas como la doctora en psicología Susanne Babbel, es que los dolores crónicos, en algunas oportunidades, no sólo están relacionados con heridas o lesiones, sino que también pueden tener orígenes emocionales o de estrés.

¿Entonces Qué Dice el Dolor Crónico Sobre Su Estado Emocional?

Cabeza

Los dolores de cabeza o migrañas pueden suceder por el estrés de la vida diaria. Si alguien tiene dolores crónicos, necesitará tomarse un tiempo para sí mismo. No sólo una vez, sino diariamente. Aliviar al cuerpo del estrés puede ayudar a facilitar cualquier dolor de cabeza.

Cuello

El dolor de cuello significa la necesidad de perdonar. Podría ser el perdón a otra persona o hasta el perdón hacia uno mismo. Es importante pensar acerca de las cosas que amamos de nosotros y otros para luchar contra este dolor.

Hombros

El dolor de hombros es una señal de que se podría estar con una carga emocional. Básicamente, están cubriendo con los hombros todo. Intente pensar en maneras de resolver este problema emocional o compartir la carga con amigos y amigas de confianza o la familia.

Espalda Alta

La falta de apoyo emocional se puede manifestar en el dolor de espalda alto. Tal vez uno no se sienta apreciado, o esté guardando sentimientos de afecto. Si uno está en una relación, puede que esté debatiendo sobre sus sentimientos. Si es soltero, podría ser hora de expandirse.

Espalda Baja

El dolor de espalda baja puede significar que alguien tiene problemas financieros. Intente sentarse y concentrarse en manejar mejor el dinero o contratar a un planeador financiero. También podría ser hora de pedir ese merecido aumento.

Codos

El dolor de brazo y codo puede representar una falta de flexibilidad. Tal vez se esté resistiendo a cambios naturales que están ocurriendo en sus vidas. Intente avivar las cosas e ir con la corriente. Intentar resistir el cambio sólo trae problemas.

Manos

Una falta de amistades o de expandirse podría estar causando el dolor en las manos. Intente hacer nuevas amistades o ir a almorzar con colegas del trabajo. Pase su tiempo de manera activa conociendo a nuevas personas.

Caderas

El miedo a moverse, al cambio y esperar para tomar una decisión importante podrían causar dolor en las caderas. Haga los cambios que necesite y siga adelante cuando sea necesario. ¡También, tome una elección y sígala hasta el final!

Rodillas

El dolor de rodillas puede significar que piensa demasiado sobre usted mismo. Pase algo de tiempo de voluntaria o voluntario y recuerde que todas las personas son mortales. Nadie está libre de imperfecciones.

Pantorrillas

La tensión emocional, el estrés o los celos pueden ser la causa del dolor de pantorrillas. Podría ser hora de dejar ir a cualquier cosa estresante en la vida de uno o dejar los celos.

Tobillos

El dolor de tobillo puede representar que necesita más placer en su vida. Haga algo de tiempo para consentirse o póngale chispa a su vida amorosa. ¡Gratifíquese un poco!

Pies

La depresión puede llevar a dolor de pies. La depresión es difícil de vencer, pero hay algunas cosas que puede hacer para defenderse. Intente un nuevo pasatiempo o adopte a una mascota. ¡Encuentre algo que le de alegría!

 

Vía: articulos.mercola.com.

Esperamos Que Los Artículos Que Compartimos Sean de Mucha Utilidad, si le parece bueno, ayúdanos compartiendo, gracias.